Crear vídeos con poco presupuesto: la técnica adecuada para YouTube y Cía.

Jan Tissler Última actualización 08.07.2021
10 min.
Marketing de vídeo de bajo presupuesto
Última actualización 08.07.2021

Hoy en día, es casi imposible darse a conocer en las redes sociales sin vídeos. Muchos vídeos de éxito tienen algo en común: en el centro hay una persona que crea una conexión emocional y personal como rostro ante la cámara. ¿Qué equipo se necesita para producir vídeos? ¿De buena calidad y aún así barato?

Antes de empezar a hablar del hardware y el software para conseguir vídeos de éxito, me gustaría decir una cosa primero: más importante aún que el sonido y la imagen son las buenas ideas, el formato de contenido adecuado y el enfoque correcto. Según mi experiencia, es fácil que alguien se pierda en detalles técnicos que al final no importan.

Por supuesto, hay diferencias entre un micrófono de 5 euros y uno de 500 euros. Sin embargo, si tus vídeos no tienen sentido y son aburridos, tu equipo profesional no te ayudará. Eso no significa que la tecnología no importe en absoluto. Al fin y al cabo, como autónomo/a o agencia, quieres dar la impresión de ser creíble, profesional y transmitir simpatía.

Auténtico marketing audiovisual

¿Quieres saber cómo transmitir con autenticidad los mensajes y valores de tu agencia, tus servicios o tu producto? Entonces no te pierdas estos 10 consejos para el éxito en el marketing audiovisual social y el marketing orgánico para agencias.

Fundamentos básicos: ¿Qué hace que un vídeo sea técnicamente exitoso?

La buena noticia es que no tienes que invertir en un estudio con equipos caros (de inmediato). En lo que respecta al aspecto puramente técnico de los buenos vídeos, hay tres puntos especialmente importantes:

El sonido adecuado

Aunque parezca ilógico al principio, un buen sonido es más importante que una buena imagen. De lo contrario, se convierte rápidamente en algo agotador para tus espectadores. La calidad del sonido no viene determinada principalmente por el micrófono, sino por el entorno. Si grabas los vídeos en una sala casi vacía con suelo de hormigón y grandes superficies de cristal, será difícil entenderte. La reverberación es demasiado fuerte.

En este caso, en lugar de invertir en un costoso micrófono especial, deberías optimizar primero la sala acústicamente. Almohadas, mantas, un sofá, cortinas, estanterías: todos estos elementos reducen el efecto de reverberación porque absorben o dispersan el sonido.

Un método sencillo para comprobar la reverberación: aplaude con fuerza y escucha cómo vuelve en forma de eco. Por ejemplo, pruébalo una vez en la sala de estar y otra en el cuarto de baño para oír claramente la diferencia.

La composición correcta de la imagen

Sin embargo, la imagen es, por supuesto, importante. Los errores típicos son:

  • La persona está demasiado lejos de la cámara o, por el contrario, demasiado cerca de ella.
  • La cámara está colocada demasiado alta o demasiado baja
  • La imagen está mal recortada

Veamos con más detalle estos puntos. El tamaño de la imagen depende de la plataforma de destino y del propio vídeo. Si el clip se ve en smartphones (y, por lo tanto, está en formato vertical, por ejemplo), por lo general también debería ser grande en la imagen. Regla general: si además de la cabeza se ve la zona superior del pecho, lo más probable es que hayas encontrado una buena medida.

Lo ideal es colocar la cámara a la altura de tus ojos o ligeramente por encima. Filmar desde abajo suele ser muy poco favorecedor. Como regla general: si el público puede ver tu techo, entonces tu cámara está colocada demasiado baja.

Y por último, pero no menos importante, utiliza la regla de los tercios a la hora de componer la imagen: para ello, divide mentalmente la imagen en tres zonas horizontales y tres verticales. A continuación, presta atención a dónde están tus ojos en la imagen. Muy bien situados lo estarán en el límite entre los tercios superior y medio, no en el medio ni tampoco en el inferior.

Lo que falta es el posicionamiento horizontal: ¿en el centro o más bien a la izquierda o a la derecha? Si quieres que sea sencillo, colócate en el centro de la imagen. Esto siempre parece armonioso. Estar a la izquierda o a la derecha de la imagen es especialmente útil si quieres difuminar algo a tu lado (por ejemplo, en un vídeo explicativo).

Consejo sobre el fondo del vídeo

También es importante lo que se puede ver detrás de ti. Puedes colocarte frente a una pared para mantenerla lo más neutral posible. Sin embargo, no hay que colocarse o sentarse directamente frente a esta, sino mantener una pequeña distancia. Otra opción es encontrar algo en casa o en la oficina que parezca un poco más interesante pero que no te distraiga.

La luz adecuada

En lo que respecta a la iluminación, lo primero que debes intentar evitar es el contraluz. No debes tener una fuente de luz brillante como una ventana detrás de ti. De lo contrario, solo serás visible como un contorno oscuro en la imagen.

En el siguiente paso, tu objetivo es iluminar de manera uniforme, pero no plana. En otras palabras, puedes tener algunas sombras ligeras. Sin embargo, cuanto mayor sea el contraste, más dramática parecerá la imagen, hasta que se convierta en una distracción en algún momento. Lo que nunca debes hacer: iluminarte por arriba o por abajo. Eso casi siempre resulta poco favorecedor. A continuación hablaré de la «iluminación de tres puntos» que es común en los círculos profesionales.

Iluminación de vídeo profesional
No siempre tiene que ser una iluminación profesional

Con estos conocimientos, ahora puedes ver otros vídeos de forma más consciente para aprender de los profesionales. ¿Cómo se entregan los contenidos? ¿Qué te gusta y qué no tanto? ¿Qué tal es el sonido? ¿Cómo es el diseño de la iluminación? ¿Cómo está configurada la cámara? ¿Cuál de ellos puedes «recrear» y cómo?

Equipo para vídeos sencillos

Después de estos fundamentos, echemos un vistazo a la tecnología que se puede utilizar para crear vídeos bien y económicos. ¿Qué necesitas exactamente? ¿Qué tienes ya?

Imagen: ¿Smartphone o webcam?

Los smartphones modernos tienen ahora unas cámaras increíblemente buenas que pueden producir una calidad de vídeo muy buena. Esto es especialmente cierto con una buena iluminación, que está en gran parte en tus manos cuando se trata de tus propios vídeos. Incluso una buena cámara web (al menos Full HD) puede ser suficiente para empezar.

Sin embargo, ten en cuenta que tanto las cámaras de los smartphones como las cámaras web suelen utilizar objetivos de ángulo ancho. Tienen la ventaja, en el día a día, de que no hay que «apuntar» con mucha precisión porque captan un amplio campo de visión. Por un lado, esto es conveniente. Por otro lado, si quieres grabarte solo a ti, esto no siempre es ventajoso:

  • En la imagen tienes más entorno (oficina, sala de estar) del que realmente quieres.
  • Esto puede hacer que sea difícil encontrar un buen fondo que no distraiga.
  • Además, los objetivos de ángulo ancho distorsionan tu cara cuanto más cerca estés de este o más lejos del centro del encuadre. Esto puede parecer extraño si te mueves mucho o si no apuntas hacia tu rostro con la cámara con suficiente precisión.

Los smartphones de alta calidad de hoy en día tienen varias lentes entre las que elegir. Experimenta con ellas. A los profesionales les gusta utilizar objetivos con una distancia focal de alrededor de 50 mm (basados en el formato de 35 mm) para retratos, porque estos representan el rostro de forma natural.

Para ello, sin embargo, la cámara debe situarse más lejos del sujeto. En ese caso, solo funcionará con un trípode. El uso de un trípode es generalmente una buena idea. Existen soportes para smartphones adecuados para trípodes. De esta forma tendrás las manos libres y no tendrás que preocuparte tanto de si estás sujetando la cámara correctamente si se tambalea demasiado, etc.

La mayor ventaja de las cámaras web y los smartphones es que te ahorran mucho trabajo, pero la mayor desventaja es que a menudo no puedes determinar exactamente cómo te están grabando. Más adelante, cuando hablemos de las actualizaciones, lo veremos en más detalle.

Sonido: ¿Micrófono integrado o de solapa?

Como ya se ha mencionado, el sonido es muy importante, por lo que primero hay que optimizar la sala. Una vez hecho esto, el micrófono incorporado de tu smartphone o la cámara web pueden ser muy útiles para tus primeros experimentos. Estos micrófonos suelen tener el inconveniente de que también captan el ruido ambiental. Al igual que con la imagen, lo mismo ocurre con el sonido: los fabricantes diseñan los aparatos de forma que perdonan los errores con la mayor generosidad posible. Se trata principalmente de una gran comodidad y no tanto de la máxima calidad.

Con un micrófono de solapa ya se da un salto de calidad notable. Esto es cierto incluso para los modelos económicos. Lo más importante aquí es encontrar el lugar adecuado para fijar el micrófono a tu ropa. Una vez lo hayas colocado, utiliza el mismo lugar cada vez para obtener un buen sonido constante. Otra ventaja de estos micrófonos es que son casi invisibles y discretos.

Otra ventaja de los micrófonos de solapa es que no tendrás problemas con los «sonidos pop» como P, T, etc. Estos sonidos resultan problemáticos con micrófonos a los que se habla directamente (como en los estudios de grabación o radio). Por ello, contienen un trozo de tela entre el altavoz y el micrófono (protección antipop).

Micrófono profesional
Micro profesional con protección antipop

Sin embargo, los micrófonos comparables suelen estar pensados más bien para grabaciones de sonido puro. Como deben estar lo más cerca posible de ti, es inevitable que salgan en la foto. No obstante, a algunas personas les gusta este aspecto.

Luz: ventana, lámpara, luz anular

En cuanto a la luz, por ahora puedes trabajar con las fuentes de luz que ya tienes disponibles. Una ventana ya puede proporcionar una buena iluminación. El mayor inconveniente: no es tan fiable como la iluminación. Si estás haciendo una toma larga o necesitas varios intentos, la luz seguirá cambiando en un día nublado. Se puede ver en la toma posterior. También tu cámara tendrá que adaptarse a las condiciones de luz cambiantes, lo que no siempre funciona bien. Y en un brillante día de verano, podría ser incluso demasiado bueno.

Como alternativa o complemento, puedes buscar una lámpara de pie. O colocar una lámpara de escritorio adecuada. Como se ha mencionado anteriormente: no ilumines desde arriba ni desde abajo, sino a la altura de los ojos y ligeramente hacia un lado. Las luces anulares son muy populares, especialmente para las reuniones de vídeo. Por lo general, producen una luz muy ventajosa y uniforme. Otra ventaja: las luces anulares suelen ser muy compactas.

Un problema general es mezclar tipos de luz. Ejemplo: la luz natural que entra por la ventana suele tener una coloración diferente a la luz artificial de la habitación. Esto se denomina temperatura de la luz. Nuestro ojo humano no lo nota tanto porque nos acostumbramos automáticamente. Una cámara, sin embargo, trata de neutralizar la luz ópticamente. Este es el llamado balance de blancos: una superficie blanca debe aparecer siempre blanca, independientemente de la luz.

Las cámaras actuales son bastante buenas en lo que se refiere a esta regulación automática. No obstante, incluso estas tienen problemas cuando se utilizan tipos de luz muy diferentes al mismo tiempo. Así que debes intentar utilizar fuentes de luz similares o incluso una sola (como la ventana que he mencionado antes). Con una luz anular, a veces se puede ajustar la temperatura de la luz manualmente.

¿Qué reajustes merecen la pena?

Tarde o temprano querrás mejorar tus vídeos y te preguntarás en qué convendría invertir tu dinero. Aquí tienes algunas pistas.

Imagen: Una «verdadera» cámara

Aunque los smartphones y las cámaras web pueden ofrecer muy buenos resultados hoy en día, una cámara «de verdad» sigue siendo otra categoría superior. Sin embargo, no es automáticamente cierto que una cámara más cara sea mejor que una más barata cuando se trata de la creación de vídeos. Tampoco necesitas una cámara de fotogramas de lujo.

Por ejemplo, algunas personas se decantan por modelos grandes y caros de marcas consolidadas como Nikon o Canon. Suelen ser una buena opción para los fotógrafos profesionales (aunque también depende de la aplicación). Sin embargo, en términos de vídeo, a veces son inferiores a los modelos más compactos, como los de Panasonic o Sony, porque la función de vídeo solo desempeña un papel menor.

Lo que a algunos les gusta de las cámaras más grandes es que técnicamente pueden desenfocar el fondo más que los modelos más pequeños (los profesionales se refieren a esto como profundidad de campo). Este es un efecto que puede resultar elegante y profesional. Sin embargo, al mismo tiempo, tienes que prestar mucha atención al enfoque para que tú mismo/s salgas nítido/a en la foto.

En general, las cámaras te ofrecen más flexibilidad en comparación con las cámaras web y los teléfonos inteligentes. Normalmente puedes cambiar el objetivo, ajustar manualmente el balance de blancos y también determinar exactamente dónde enfocar y cómo exponer. Esta flexibilidad significa más trabajo a cambio. Que este esfuerzo merezca la pena depende de:

  • tu gusto personal
  • el tipo de vídeo
  • las plataformas objetivas
  • la impresión que deban transmitir tus clips (escenario profesional, que también puede parecer "fake", frente a una grabación más auténtica o personal).

Probablemente las expectativas para vídeos agradables y divertidos en las nuevas plataformas de redes sociales sean diferentes a las de un vídeo explicativo y de imágenes de 30 minutos en YouTube. ¿Quieres parecer joven y poco convencional? En ese caso, tus vídeos tendrán un estilo diferente a aquellos dirigidos a ganarse la confianza en el sector B2B.

No puedo hacer aquí ninguna recomendación concreta sobre modelos de cámaras. El mercado está en constante evolución. A este respecto, aconsejo que estudies los informes de pruebas. Lo ideal es que ya sepas de antemano lo que es importante para ti en la cámara. Solo entonces podrás evaluar hasta qué punto te convienen las impresiones y conclusiones de un informe de pruebas.

Sonido: Un micrófono mejor

En el caso de los micrófonos ocurre lo mismo que en muchas otras categorías tecnológicas: los saltos de calidad son menores a medida que aumenta el precio. Pronto llegarás al punto en que solo notarás una mejora con auriculares y en condiciones idealizadas. Además, aquí ocurre lo mismo que con la cámara: un micrófono caro no es automáticamente mejor. Siempre hay que saber lo que se necesita para la aplicación específica y lo que conviene.

Por ejemplo, los micrófonos direccionales pueden proporcionar una excelente calidad de sonido mientras se colocan fuera del rango visible. Los verás en rodajes profesionales para películas o reportajes de televisión. Pero también verás que suele haber una persona encargada exclusivamente de garantizar la calidad de la grabación de sonido. Esto se debe a que estos micrófonos direccionales solo funcionan bien cuando están perfectamente alineados. Si estás grabando videos por ti mismo/a, entonces son bastante inadecuados o bien hay que elegir un modelo que pueda perdonar pequeñas imprecisiones de posicionamiento.

¿Para qué vas a utilizar principalmente el micrófono?

En todo esto, la «característica» del micrófono es muy importante para la selección. Esto se debe a que algunos modelos captan el sonido desde todas las direcciones (omnidireccionales), mientras que otros son más direccionales (cardioides). Uno no es «mejor» que el otro: son diferentes variantes para diferentes aplicaciones de uso.

Además, asegúrate de que puedes conectar el micrófono directamente a la cámara. Esto es más fácil que tener que grabar el sonido por separado. Sin embargo, la calidad dependerá de tu cámara. Si quieres obtener la máxima calidad, un dispositivo de grabación independiente para el sonido puede ser una buena idea. Déjate asesorar en todos estos puntos por un experto local (ten en cuenta el lema #supportyourlocals si es posible). Hay demasiadas opciones.

Luz: iluminación de tres puntos

En los círculos profesionales, la iluminación de tres puntos suele ser el camino a seguir. Funciona así:

  • La primera luz está delante de la persona, ligeramente desplazada hacia un lado. Esta es el foco de luz principal, que está ahí para la iluminación básica.
  • La segunda luz está frente a la persona al otro lado. Se baja o se aleja. Sirve para regular las sombras que provienen de la primera luz.
  • La tercera luz se coloca detrás y encima de la persona e ilumina la parte posterior de su cabeza. Esto da a la cabeza un ligero brillo que la hace destacar del fondo. Si la persona se encuentra directamente frente a una pared, también puedes iluminarla desde abajo para conseguir un efecto similar.

Esta configuración es, por supuesto, compleja y no es tan fácil de implementar sin un espacio designado. Las luces en sí, por cierto, no tienen que costar mucho. El elemento más caro suele ser la fuente de iluminación especial, extremadamente brillante.

Los focos de luz baratos tienden a tambalearse en comparación con los modelos de gama alta, y no duran mucho. Si los instalas una vez y los dejas así, apenas notarás este punto. Sin embargo, si quieres montar y desmontarlos, merece la pena gastar un poco más de dinero.

Mi conclusión sobre la creación de vídeos

Dicen que la mejor cámara es la que llevas contigo. Y para el tema de este post, el mejor equipo es el que se adapta a ti, a tu presupuesto, a tus limitaciones, a tu personalidad y a tus ideas y planes. Así que no te engañes pensando que tienes que gastar miles de euros para producir una calidad «algo aceptable». Eso es una tontería.

Si te gusta y quieres actualizarlo, las posibilidades son infinitas. Pero, de nuevo, siempre hay que empezar por considerar lo que realmente se necesita para tus objetivos. No dudes en compartir tus propios consejos sobre la tecnología adecuada en los comentarios.

Imágenes del artículo: Jason Anderson, Leo Wieling

Tus dudas sobre la creación de vídeos

¿Qué preguntas tienes para Jan? ¿Cómo creas tus vídeos con un presupuesto reducido? Háznoslo saber en los comentarios. ¿Te interesan los temas de marketing online? Entonces sigue a RAIDBOXES en Twitter y Facebook, LinkedIn o a través de nuestra newsletter.

Jan es un periodista en línea y especialista en publicaciones digitales con más de 20 años de experiencia profesional. Es a menudo contratado por empresas como autor, consultor o jefe de redacción. También es el fundador y uno de los editores de la revista UPLOAD. Autoría de la fotografía: Patrick Lux.

Artículos relacionados

Comentarios sobre este artículo

Escribe un comentario

La dirección de correo electrónicotu no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *.